miércoles, 8 de abril de 2009

Perfume


Esta mujer ha hecho lo que ha podido: ha perfumado mi cuerpo de antemano para mi entierro.


Marcos 14:8

Dentro de mis fuerzas, hago lo que puedo; ungirte en mis brazos, y enterrarte en mi recuerdo.

3 comentarios:

cieloazzul dijo...

Tal cual amiga...
en la misma intención voy yo...
enterrar en el recuerdo...
besos mi cielo!

Fero dijo...

Lindo pensamiento. Me ha encantado. Me lo llevo en la mente-

salud equitativa dijo...

UNGIR el cuerpo con perfumes y aceites... una costumbre perdida en los huecos del conocimiento. Volver a las fuentes. Besos andinos. Víctor