viernes, 6 de marzo de 2009

La Palabra

¿Quién podrá detener las palabras? *

¿Quién podrá?

Algunos hablan sin cesar, y otros hablan por hablar, sin sustancia ni fundamentos (dañando, -quizás- esencias)

¿Quién podrá detener La Palabra, El Verbo, el propósito eterno?

Dicen que hasta las piedras hablan, asi las cosas, todo aquello que esté en el plan divino o eterno, que se tenga que decir, se dirá, por hombre, por piedras, en palabras.

* Job 4:2(b)

4 comentarios:

Fero dijo...

me agrada la analogía que haces con La Palabra (El Verbo) y los propósitos divinos.
excelente.

saludos amiga

Edu dijo...

Es el tiempo quien habla por los lugares y las cosas. Solo el poeta puede detener la palabra, para encontrarse con el verso.
Un Saludo.

Verbo... dijo...

Fero
En el principio era el Verbo...


Edu:
Gracias por tu visita.

salud equitativa dijo...

Cuando aún era de noche,
Cuando no había luz,
Dios concentró en el VERBO DIVINO
la palabra necesaria para generar la creación...
y simplemente así fue y aún es y será...
El VERBO se proyecta siempre hacia lo que viene...
Así como las palabras humanas "atan" en el cielo y en la tierra... o así como "desatan" en el cielo y en la tierra.
El poder de la palabra depende del VERBO, eternamente... pero quien no mida el contenido y la intención de sus palabras será juzgado por el VERBO tal lo indican los más antiguos documentos conocidos de la humanidad: "tus palabras serán pesadas según tus intenciones comparándolas con el peso de una pluma de buho... si tus palabras pesan menos que la pluma, el VERBO someterá tu tránsito". Un beso andino. Víctor